VOLUNTARIOS

Mar y Rúben

España

Empezamos a viajar con la esperanza de aprender de los distintos sitios y las distintas gentes. Esto implicaba involucrarse en proyectos que trabajaran con la comunidad.
Buscamos mucho y un día... ¡Apareció! ¿Saben cuándo la intuición te expande el pecho y te dice "¡Eh! Detente aquí, esto es interesante"? Eso nos pasó cuando leímos sobre el proyecto de la biblioteca. Así que aquí nos plantamos hace casi dos meses.
¿Por qué decidimos ayudar en este proyecto? ¿Por qué alguien decidiría quedarse trabajando en un sitio sin cobrar? Sólo hace falta conocer a Rut, Esteban, Miriam y a los/as niños/as y su entorno para hallar la respuesta.
¿Se acuerdan de cuando aprendían divirtiéndose? ¿De cuando encontraban a un/a profesor/a que les explicaba los cosas de una forma distinta y el hecho de aprender no era una carga ligada a un sistema de notas?
El principio de la biblioteca va en esa dirección. Un lugar seguro en el que eres respetado. Un lugar donde aprender no significa repetir, sino crear conexiones que hagan trabajar la lógica.
Nadie está obligado a venir ni a quedarse. Sin embargo media hora antes de la apertura ya hay niños/as fuera preguntándote "¿Abren ya?"
Este proyecto te da la oportunidad de conocer a fondo a las personas del pueblo y no andar como un turista más.
Otra de las cosas que más valoramos fue el hecho de tener un espacio privado como pareja.
Además Rut y Esteban nos incluyeron en sus planes consiguiendo así que nos sintiéramos parte de la familia y que conociésemos más cosas del país.
Sin duda les recomendamos que se queden el máximo tiempo posible en este proyecto, no lo olvidaran!  

Valentina y Rafael

Italia y Argentina

Durante nuestro viaje estábamos pensando en realizar algún voluntariado social y nos encontramos con el perfil de la fundación. Al principio dudamos un poco porque
no sabíamos si éramos aptos para aportar algo importante y útil, luego en la entrevista con Rut y Esteban, ella nos dijo que todos tenemos algo que enseñar de nuestra experiencia de vida y así fue. Descubrimos facetas nuestras que no conocíamos, aprendimos mucho y pudimos dejar algo real, una pequeña semilla que germine en cada niña y niño con los que hemos compartido estos dos meses. Este no es un voluntariado más, te desafía, te pone a prueba, es cansador....pero maravillosamente real, te cambia como persona y es una experiencia imborrable.
Hay un antes y un después de este voluntariado, y ese después es increíblemente gratificante.
Si están dudando en hacerlo, dejen de titubear y denle para adelante que no se arrepentirán!!
Abrazo fuerte Rut, Esteban y Myriam!!! Hasta el próximo encuentro!  

Tadeo

Argentina

Amo este proyecto, amo los niños, amo la gente y amo Manabí. Hacen pocos días que terminé el voluntariado y ya los extraño a todos! Estuve con Rut, Esteban y Myriam por casi 3 meses y fue sin duda la mejor experiencia de mi viaje. El espacio es lindo, los voluntarios son geniales y el trabajo es bien organizado. Todo muy bien pensado para que todos puedan sentirse bien y transmitirle la buena onda a los niños y la comunidad. Es un proyecto increíble e importantísimo para el pueblo.
Voy a extrañar muchísimo a los niños esperando en la puerta de la biblio, a las clases de inglés con canciones, a la comida, a la puesta del sol en la playa, a las meriendas donde Calerito, a cantar "Calma" con los chicos y a toda esta gente linda que me llenó el corazón de amor.
Gracias por todo y nos vemos en la vuelta!  

Hsuen y Eduardo

Taiwan y México

Nuestra experiencia aquí superó nuestras expectativas. El programa es pequeño pero está bien administrado, por lo que los voluntarios tienen mucha libertad pero con instrucciones claras. Aprendimos mucho del trabajo aquí y especialmente de Rut y Esteban, que son seres humanos verdaderamente cariñosos e inspiradores, y realmente divertidos.

La biblioteca no es un salón de clases, y creo que esa es la mejor parte del programa. Gran parte del trabajo, además de mantener la biblioteca, consistía en tratar de despertar el interés de los niños, ya sea leer, dibujar y pintar, o tener curiosidad por el mundo, en lugar de simplemente enseñarles cosas. Los niños adoran tanto la biblioteca que a menudo encontrarás muchos esperando afuera durante media hora para que se abra.

El mural fue una experiencia extremadamente gratificante, ver a los niños realmente se enamoraron de la pintura. Algunos aprendieron a ser más pacientes, otros aprendieron a tomar la iniciativa y ser más creativos. Rut y Esteban apoyan mucho lo que hacen los voluntarios. Incluso con muchas dificultades iniciales, despejaron el camino para que esto suceda.

Nos gustó tanto que ya hicimos nuestro itinerario para regresar en febrero.


Gail, Andy and son (U.S.A.)

Colorado, Estados Unidos

Nuestra experiencia fue inolvidable! Rut y Esteban nos recibieron en la biblioteca con los brazos abiertos y mostraron una amabilidad increíble. Se volcaron para hacer que nuestro hijo de siete años se sintiera aceptado e hizo tantos amigos mientras estaba allí. Su misión y valores son muy importantes para esta pequeña comunidad y fue una experiencia muy especial formar parte de ella por un tiempo. Los niños y los miembros de la comunidad en Don Juan son muy divertidos y atractivos. Compartimos muchas risas y momentos memorables con todos los presentes. El trabajo es desafiante y debes estar preparado para darlo todo de verdad, pero también es muy gratificante. Definitivamente nos mantendremos en contacto con ellos en el futuro y esperamos volver algún día. Gracias Rut, Esteban y Miriam!


Maddie

Reino Unido

Mi estancia en Don Juan no fue tan largo pero a pesar no puedo enfatizar bastante la belleza de la biblioteca y los niños que vienen cada dia para aprender. Es trabajo muy gratificante y Esteban nos dio libertad de pensar en nuestras propias actividades para los niños cada día, tanto como la oportunidad de ir a la escuela local y hacer clases de ingles. Si quieres una experiencia autentica de Ecuador y de una comunidad rural, eso es el lugar para ti, me sentí realmente involucrada en este pueblo encantadoro y con sus habitantes. La playa es muy hermosa y hay bastante tiempo para disfrutar de los alrededores. El espacio para los voluntarios (con nuestra propia cocina) es genial despues de mucho tiempo de movimiento constante! También es una manera excelente de practicar el español. Voy a extrañarlo mucho y a todos los niños. Este proyecto verdaderamente es increíble, es un honor para mí de haber hecho voluntario aquí, muchas gracias a Esteban para acogerme con tan amabilidad, ya estoy pensando en mi vuelta! 

Andrea

Chile

Fue excelente la estadia en la Biblioteca. Rut y Esteban son personas muy acogedoras, que llevan a cabo un hermoso proyecto con la comunidad, estan en contacto con las y los niños, jovenes y mujeres del lugar. Son personas sumamente profesionales y preocupadas por el bienestar de la comunidad. Además tienen la apertura de recibir propuestas nuevas de educación, como lo hicieron conmigo, abiendome un espacio para trabajar con las niñas y mujeres.
Estoy muy agradecida de ellos dos y de la comunidad por su buen recibimiento y recomiendo esta experiencia totalmente, además creo que es un gran ejemplo para el resto de las comunidades de Ecuador.  

Daniela

Argentina

La experiencia en la biblioteca fue realmente maravillosa. Este es un proyecto ejemplar donde niñas y niños tienen una gran oportunidad para lograr aprendizajes en un ámbito de respeto, paciencia y afecto.

Agradezco mucho haber tenido la posibilidad de trabajar, aprender y compartir mis días en Don Juan. Rut y Esteban son muy amables, siempre buscan que estés cómodo y están bien predispuestos al diálogo para mejorar cualquier situación, fue un tiempo de mucha diversión y ternura con l@s pequeñ@s; de atardeceres bellísimos en las tranquilas playas del pueblo, al que volvería más de una vez. Recomiendo, profundamente, este sitio a aquellas personas interesadas en la infancia, la pedagogía, el arte; verán un proyecto valiosísimo para la comunidad, donde la gran labor que allí se realiza genera fuertes esperanzas de transformación social. Muchas gracias. Muchos cariños. Hasta luego ;)  

Auereline

Bélgica

Mi experiencia en la Biblioteca ha sido, sin lugar a duda, la más edificante de mis siete meses de viaje por América Latina.
Mi estancia en Don Juan fue de dos meses cargados en emociones, lecciones personales, reflexiones de ética, ... Para mí el choque cultural fue total y de lo más interesante. Desde el primer día, Rut, Esteban, la vecina Mirian y los niños me acogieron con mucho cariño, de modo que al cabo de dos meses tuve la sensación de abandonar a una segunda familia. La biblioteca es un lugar muy agradable donde el tiempo no parece pasar como en otras partes (de hecho, ¡nadie usa reloj!). El pueblo también es fascinante: entre sus playas casi vírgenes, sus atardeces inspiradores, sus casas de una sencillez tan grande como el corazón de sus habitantes (que les invitarán a compartir comidas y otros momentos de su vida, si lo desean) Don Juan tiene mucho que ofrecer a quien no busca nada.
El proyecto de Rut y Esteban es ambicioso y sencillo a la vez: sugerir cambios en la dinámica sumamente patriarcal del pueblo a través de la educación. La lectura, los juegos, el arte, junto con mucha paciencia y ternura son sus recursos. Unos recursos prácticamente inagotables, de los que disponen también toda la gente que gira alrededor de la fundación.  

Lena

Alemania

Este lugar fue increíble! Nunca esperé enamorarme de la vida costera en Ecuador -> ¡pero lo hice!

¡Es un lugar perfecto para ponerse en contacto con diferentes personas en Don Juan y ver el estilo de vida de estas grandes personas! La biblioteca es un lugar increíble para que los niños aprendan sobre su país mientras leen libros o realizan otras actividades. ¡Esteban y Rut están haciendo todo lo posible para impulsar a esta gente! Mi gran respeto a ellos!

¡Lo pasé de maravilla y definitivamente planeo volver!

Es un lugar tranquilo y significativo con poco que hacer, ¡pero eso es exactamente lo que hace perfecto! Puedes sentir el espíritu de la costa ecuatoriana y aprender español.

Las tareas de voluntariado son brillantes, los niños y las mujeres están extremadamente agradecidos.

Ayudé clasificando los libros, enseñando inglés, enseñando fotografía, enseñando yoga y estuve allí para ayudar a las personas a sonreír todo el día mientras apoyaba las actividades de marketing.

Lo mejor para mí era que aún podía comer sano, ya que podía cocinar solo.

Platano Verde, Tomate de arbol y así sucesivamente -> ¡Increíble! Grandes cosas de cocina!

Qué saber -> ¡al menos un poco de español es relevante!

Debes estar bien para quedarte solo en un lugar tranquilo (¡me encantó!)

. Muchas gracias por esta gran experiencia aquí.

¡Espero ver a mis nuevos amigos y a todas las personas geniales nuevamente!

¡MUCHAS GRACIAS, una impresión inolvidable y duradera sobre Ecuador! <3

Saludos y abrazos

Lena


Una Biblioteca que cambia vidas